Dr. Javier Moya Website

Inicio » MEDICINA » HIPERTENSIÓN ARTERIAL

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Anuncios

Si bien la obesidad es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, la relación entre adiposidad e hipertensión arterial es compleja. De hecho, muchos obesos no padecen hipertensión. La cuestión no parece estar en la cantidad de grasa distribuida en el organismo sino en el lugar donde se deposita, y en este caso, la adiposidad que rodea a los riñones es clave en la hipertensión vinculada a la obesidad.

Las personas que desarrollan hipertensión arterial suelen tener un IMC alto y más edad, diabetes y raza negra. Pero el factor más influyente en la hipertensión no es el peso en sí, sino la ubicación de su tejido graso. La grasa de la parte inferior del cuerpo no se asoció con la hipertensión. En cambio, el tejido adiposo visceral y, en particular, la grasa retroperitoneal mostraron un vínculo estrecho con la hipertensión. No obstante, la hipertensión arterial es una enfermedad multicausal, siempre hay que tenerlo en cuenta.

Dado que no podemos utilizar sistemáticamente la resonancia magnética para evaluar la grasa visceral, lo más fácil y económico es utilizar el peso y el perímetro abdominal o la bioimpedancia para evaluar la cantidad de grasa visceral. Tiende a considerarse que el tejido adiposo visceral representa un depósito adicional, patológico, de grasa que se acumula cuando los depósitos subcutáneos resultan sobrepasados o no están disponibles para el almacenamiento. La grasa visceral se asocia a la resistencia a la insulina y predice la diabetes en obesos.

Las medidas dietéticas en el tratamiento de la hipertensión arterial son:

  1. a) Limitar el consumo de sal y seguir una dieta sana.
  2. b) Bajar pesoEs mucho más efectivo perder peso que todas las otras medidas antihipertensivas que uno pueda poner en marcha. Perder diez kilos de peso baja la presión dos puntos, mientras que la mayor parte de fármacos, que también son necesarios, bajan un punto la presión.

Practicar ejercicio físico, moderar el consumo de alcohol y dejar el tabaco, controlar el estrés son otras medidas que ayudan a controlar la tensión elevada.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: